Legalidad y defensa son los pilares básicos del Estado social y democrático de Derecho.

Constituyen factores esenciales de legitimación de la potestad jurisdiccional y aseguran una convivencia pacífica a través de la justa gestión y resolución de los conflictos.

Otro binomio clave para todos  los abogados es: Independencia y Libertad. Son los valores esenciales de nuestra profesión. Como de sobra conocéis las herramientas de los letrados son la retórica, la argumentación, el discurso racional, con las gotas de pasión que se quiera añadir.

Se trata de factores asociados, desde los albores de los tiempos, al libre albedrio. A la dignidad de todo hombre y toda mujer.

Mirad, la palabra provoca la libertad de acción y después justifica su resultado, o al menos lo intenta. La palabra es, así, condición y exigencia de la libertad.

Y la palabra es de los Abogados.

Compañeros, amigos, sin Abogados libres e independientes no existe ni libertad ni democracia.

Es fácil de comprender. Sin la palabra compartida, expresada en condiciones de igualdad, no hay acción basada en razones. Nos encontramos con algo distinto, inverso: la imposición, el autoritarismo y la dictadura.

Las palabras que los abogados de las partes empleamos para exponer los argumentos relevantes para la discusión, son -en realidad- la clave del sistema de justicia en una sociedad libre.

Pero, lamentablemente, un principio tan básico se ha olvidado, porque la voz que aquí y ahora tenía que proclamar una verdad tan obvia hace tiempo que se encuentra silente. Ha desaparecido.

Preocupado por otros menesteres, el Colegio de Madrid, nuestro Colegio, rehúye entrar en todo debate jurídico relevante. Hunde la cabeza, como el avestruz, para no pronunciarse sobre ningún asunto de interés general. Enterrados ojos y pico en la arena, ignora los sucesos que acontecen a su alrededor. Ensimismado en cuestiones insustanciales y lamentables rencillas abandona la protección de la esencia de nuestra profesión, la defensa.

Como la gestión ordinaria de los asuntos se realiza por un extraordinario equipo de servidores públicos que conforman la plantilla de la corporación, quienes deberían haber liderado el Colegio desde hace muchos años se han olvidado de los abogados y de los ciudadanos (a cuyo servicio se encontraban) y se han enzarzado en luchas internas incomprensibles.

Ante tal situación, los componentes de la candidatura hemos dado un paso adelante. Los Abogados de Madrid debemos recuperar el prestigio del Colegio y hacer oír su voz – nuestra voz-, alta y clara, ante la sociedad y ante las instituciones.

Una voz cualificada. Prestigiosa. Ello no por falsos oropeles procedentes de la soberbia o de los prejuicios, sino debido al respeto que merece la credibilidad, la confianza  que se deriva de la honradez y del buen hacer.

Una confianza que sólo se gana con absoluta transparencia.

Una transparencia interna, basada en la participación y escucha activa por parte del Colegio de todos los interesados, muy en especial de los Abogados jóvenes y de los Abogados del turno de oficio que, en condiciones penosas, satisfacen el derecho de los ciudadanos a la justicia gratuita en condiciones de trabajo indignas.

Y una transparencia externa propia de la comprensión del Colegio como corporación pública y no como Club Privado de una elite profesional.

Nuestra candidatura no concibe que, en una campaña electoral, se desconozcan los fondos de cada una de las opciones y su procedencia. La mera posibilidad de que los ciudadanos puedan sospechar que puedan existir interés espureos en la elección del órgano de gobierno de una corporación de Derecho Público nos espanta.

Por ello hemos dado a conocer nuestro presupuesto y su origen. Ninguno de nuestros competidores ha hecho lo mismo. Pero están a tiempo de sumarse a nuestra propuesta. Les invitamos, una vez más, a hacerlo.

No quiero cansar su atención. Nuestro decálogo y nuestro programa está disponible en nuestra web y a ellos me remito.

Compañeros y amigos, bienvenidos todos a este acto de presentación de la candidatura a la Junta de Gobierno del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid del movimiento24dos.

Es un honor encabezar la lista, con tan magníficos profesionales, de distinta procedencia y disciplinas y es un orgullo trabajar con un equipo tan sensacional como el que nos apoya en el movimiento24DOS, entre los que se encuentran Jordi y Alba -mi mujer-. Con su juventud e ilusión nos infunden energía en el empeño por una Corporación que sea la casa de Todos los Abogados para la prestación de un Servicio Público de Calidad.

Gracias por vuestra asistencia. Deseo a todos los candidatos la mejor de las suertes en la presentación de sus ideas y proyectos. Comienza el debate. La palabra, como decía, es de los Abogados. Tras ella se situará la decisión democrática de los compañeros sobre el modelo de Colegio que deseamos.

Desde aquí proponemos comenzar la campaña con un debate entre los candidatos.

Acompañadnos en nuestra ilusión por la regeneración del Colegio y su situación en la vanguardia de la lucha por las garantías y el papel del abogado como figura esencial del Estado de Derecho.

Sois abogados. Tenéis la palabra. Somos la candidatura de la Transparencia y la Regeneración. Somos vuestra candidatura. Sólo con vosotros lo conseguiremos.

Gracias.

discurso_presentación_candidatura_nicolás_gonzalez_cuellar_movimiento24dos_icam_Mesa de trabajo 1 copia 2

 

 

 

Deja un comentario