Nicolás González-Cuéllar, socio director de González-Cuéllar Abogados, y su equipo quieren lograr el reconocimiento y la eficacia del derecho de defensa y volver a dar un papel protagonista a la abogacía.

“Existe un retroceso de las garantías constitucionales y una minusvaloración del papel del abogado”. Con esta rotundidad, Nicolás González-Cuéllar, socio director de González-Cuéllar Abogados, describe la situación de una profesión “esencial para el proceso” y que debe estar “dirigido al derecho de defensa de todos los ciudadanos”

Según explica, su proyecto, auspiciado por el Movimiento 24.2 al que pertenece, pretende volver a dar un papel protagonista a la abogacía madrileña, ya que desde su punto de vista “el rol del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid (Icam) ha sido de mera gestión administrativa y ha olvidado su misión fundamental de impulso. Con la dejación institucional del colegio hemos perdido protagonismo en las propuestas y en las ideas sobre cómo conseguir una Justicia propia de un estado social y de derecho como el nuestro”.

Noticia completa

Deja un comentario